Cadena con cocinero de lujo

El cocinero Mario Sandoval, campeón de España de cocineros de 2004, es uno de los creadores de las franquicias de hostelería Iboo, cuyas pretensiones pasan por dar un servicio rápido y comida sana. Sandoval, que ha ideado la carta, fue reclutado por dos expertos en mercadotecnia para llevar a cabo el proyecto. Cuentan con un restaurante en Madrid y van a abrir en diciembre otro en la capital. Su idea es llegar a 25 establecimientos en unos cinco años.

Juan Páramo y Paula Novo, expertos en mercadotecnia, contactaron con Sandoval el año pasado para proponerle participar en el proyecto que desde hacía meses les rondaba por la cabeza: la creación de una franquicia de hostelería de servicio rápido, pero que ofreciera comida sana a una clientela urbana. “Vimos que en el mercado de la restauración había un hueco libre para nuestra idea y la pusimos en marcha. El proceso del negocio fue rápido para evitar que un grupo grande nos copiase la idea”, explica Páramo.

Para elaborar la carta, los dos buscaban un cocinero joven y de prestigio. Mario Sandoval,campeón de España de Cocineros 2004 y que en enero competirá en Lyón por el mayor galardón de la gastronomía, encajó en su proyecto. “El éxito radica en mezclar buenos precios (el menú de mediodía cuesta menos de 10 euros) con comida de calidad”, cuenta el chef, de 27 años. Todo eso, aderezado con una imagen de restaurante moderno estudiada al milímetro. Después de hacer varios estudios de mercado, la primera franquicia de Iboo (www.iboo.es) abrió en Madrid el verano pasado con una inversión inicial que llegó casi al millón de euros. Novo, Páramo, Sandoval, otros dos socios y la consultora Tormo & Asociados a través de su fondo financiero (Tormo Capital) participan económicamente del proyecto. Los responsables de Iboo tienen previsto abrir el siguiente establecimiento a mediados de diciembre y también en Madrid. “Queremos tener unos 25 restaurantes por toda España en tres o cinco años. El año que viene abriremos ocho”, explican tanto Páramo con Sandoval.Resultado de imagen para franquicias

La expansión de esta franquicia tiene como objetivo ciudades de más de 100.000 habitantes. “Donde haya un hábito de comer fuera de casa”, dicen sus responsables. Tampoco descartan, más adelante, salir al extranjero. Cada local necesita como inversión unos 360.000 euros más el IVA, y da empleo como media a unas quince personas. Una vez puesto en marcha el nuevo restaurante, el franquiciado paga a Iboo un royalty del 5% de sus ventas y el resto de los beneficios se los queda. “Hemos recibido ya unas 200 solicitudes pidiéndonos información”, señala Páramo.

Los socios pretenden basar el éxito de Iboo en que en todos sus locales la comida “sepa igual”. Para ello, cuentan con unas cocinas centrales en la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes, donde se elaboran, en un primer paso, los alimentos y “se unifican los sabores”, según Sandoval. “Luego, ya en cada restaurante se termina la elaboración del plato. Queremos que en el futuro al que coma una ensalada de Iboo en Barcelona le sepa igual que la de otro local nuestro de Madrid”, concluye. Ver guia de franquicias en http://www.gaf-guidefranquicias.com/.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *