¿Por qué no está el Diseñador del Año de Moda de Hombre en la New York Fashion Week masculina? Porque Supreme va por libre

La moda del huidizo James Jebbia –y sus inspiraciones ‘prestadas’– está sobre el bien, del mal y de los desfiles

Steff Yotka — El día de hoy da inicio la New York Fashion Week en carteras de mujer y mochilas de cuero: Men’s, la semana de la moda de hombre que va a llenar de articulistas, compradores y también influencers los desfiles esparcidos por el West Side de la ciudad de Nueva York. En este su tercer año, los 4 días atestados de desfiles van a tener indudablemente sus instantes culminantes (jóvenes promesas como Bode o bien la llegada de la artista artesana internacional Jahnkoy) y sus vales (como el retorno de Raf Simons a París, dejando un enorme vacío en una semana ya por sí falta de grandes nombres). Mas hete aquí la enorme pregunta: ¿por qué razón no hay ni indicio de la firma Supreme en el calendario, una vez que la CFDA le concediera últimamente a su ánima máter el premio a Mejor Diseñador de Moda Masculina del Año?

Sé lo que estáis pensando: James Jebbia y Supreme nunca desfilarían en una Fashion Week. Y lleváis razón. Con sus lanzamientos semanales todos todos los jueves, sus colaboraciones de gran lujo y una legión de influyentes entusiastas (conocidos y anónimos), Jebbia ha logrado poner su marca de skate a la altura de nombres como Nike, Louis Vuitton o bien Comme des Garçons –todas marcas, de qué manera no, con las que ha colaborado–. Mas aunque Supreme domina el panorama fashion, lo hace sin participar en ninguno de sus acontecimientos al empleo ni pretender a ninguna de sus grandes figuras. El mes pasado, al admitir ese gran honor que significa para la moda de hombre el premio del CFDA, el huidizo Jebbia declaró: “Nunca he considerado a Supreme como una compañía de tendencia, ni me he considerado a mí diseñador, mas afecto este reconocimiento a lo que hacemos”.suzy menkes

En la categoría de Mejor Diseñador del Año, los talentos a los que se encaraba Jebbia iban desde genuinos perfeccionistas de la costura (Thom Browne) y faros culturales (Raf Simons) hasta maestros de la recontextualización (Virgil Abloh). Es en esta última categoría donde Supreme encanja mejor. En sus veinticinco años de existencia, Supreme se ha transformado en la reina de las colaboraciones, mas asimismo de reinterpretar los diseños más simbólicos de los siglos XX y XXI, muchos de los que han sido recogidos en la cuenta de Instagram @supremecopies.

Abierta el seis de julio de dos mil dieciseis, por una persona anónima de diecinueve años, la fórmula de @supremecopies es sencilla: un montaje de Instagram con un artículo de Supreme en un lado y, en el otro, una prenda vieja o bien una obra de arte de la que Supreme ha “tomado prestada” la inspiración. En la mayor parte de los casos, la única diferencia es que el logotipo de Golden State Warriors se ha transformado en el de Supreme; o bien el de Courrèges se ha transformado asimismo en el de Supreme; o bien las letras de Erté se han combinado de tal manera a fin de que afirmen “Jódete”.

@Supremecopies tiene más de ochenta y tres seguidores, y más de una vez su ‘chivatazo’ de las inspiraciones de Supreme ha dado sitio a que se retiren artículos de las tiendas de la marca, tanto físicas como on-line (por poner un ejemplo, la compilación inspirada en Erté, que solo estuvo libre a lo largo de unas horas).

“Abrí la página pues vi que hacía falta un fichero que recogiese las muchas inspiraciones de Supreme y en un medio en el que se pudiesen trasladar bien”, escribe vía correo electrónico a Vogue la psique anónima tras @supremecopies. “Como plataforma, Instagram me dejaba publicar imágenes que equiparasen las dos piezas y agregar además de esto en el pie de fotografía el quién, qué, en qué momento, dónde y por qué razón de la imagen. Me di cuenta siendo más joven de que Supreme acostumbraba a copiar tipografías, mas no me sorprendía mucho pues la mayor parte de marcas de skate tenían lo mismo por costumbre. No fue hasta un poco antes de abrir la página cuando empecé a ver comparaciones de otros usuarios como @sean_wotherspoon y otros tantos que daban fe de muchas copias que iban alén de la tipografía en las camisetas o bien las gorras”.

Desde su alumbramiento, la cuenta se ha transformado, con sus dípticos comentados, en la primordial fuente de descodificación de los lanzamientos semanales de Supreme. Ahora, trescientos sesenta y ocho posts después, el interrogante prosigue viva: ¿está copiando Supreme literalmente el trabajo de otras marcas?

“Pues depende”, afirma @supremecopies. “Lo de las copias, primeramente, lo agregué al nombre como un toque de ironía y para llamar la atención; mas no llamaría precisamente copiar a lo que hacen. Tampoco creo que se deba charlar de apropiación, y menos con la connotación que esta adquiriendo esa palabra recientemente. Tiendo a emplear el término ‘referencia’ en mis publicaciones, y afirmaría que es lo que mejor resume la mayor parte de los diseños. Si se toma como homenaje o bien como ofensa es una cosa que debe decidir la persona referenciada”.

Mas ¿y qué afirma la industria de la moda? No se puede negar la repercusión que el día de hoy ejercita Supreme en la moda a todos y cada uno de los niveles. Aun Hedi Slimane está considerando aplicar un procedimiento de lanzamientos semanales similiar al de Supreme para su propuesta en Céline. De este modo, nos preguntamos: ¿qué es lo que significa para los jóvenes diseñadores de tendencia masculina que participan en la NYFWM, o bien que anhelan un hueco en tal calendario, la postura de Supreme? ¿Qué les supone que el mayor premio de la moda masculina ya no vaya a parar a un enorme desfile o bien a un diseño renovador, sino más bien a una comunidad de culto que “toma prestadas” las tipografías y se apoya en colaboraciones a gran escala? Las docenas de diseñadores que presentan sus desfiles esta semana deberán lidiar con eso.

Y en lo que se refiere a Supreme, si bien fuera, va a estar del mismo modo presente en la NYFWM: en los estilismos de los innumerables seguidores –entre modelos, compradores múltiples y periodistas– que se dejen caer por allá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *